Gratidud Giviaway
septiembre 1, 2021
Show all

Trucos para ahorrar dinero en la compra de alimentos

Si sientes que tu presupuesto de alimentación no rinde, que rápido te quedas corta o que estás gastando demasiado en el supermercado, es bien posible que una de las razones sea que el precio de los comestibles ha subido. Desde 2020, el precio de todo se ha disparado. El análisis del Banco Central indicó aumento en el índice de los alimentos y bebidas. Si bien, algunos de esos aumentos de precios fueron culpa de COVID, los aumentos de precios aún se están produciendo (y podrían seguir subiendo), entonces, ¿Hay alguna manera de averiguar cómo ahorrar dinero en comestibles? Claro que sí.

La alimentación puede ser uno de los principales factores dentro del presupuesto que más nos hacen gastar dinero y el más fácil para salirte de tu presupuesto. No es ninguna sorpresa. Los gastos en el supermercado se pueden recortar, pero no eliminar.

Recuerda que para muchos la baja de ingresos en ciertos hogares, a consecuencia de la crisis generada por la pandemia, nos obliga hacer cambios en el momento de realizar compras.

Te dejo 15 trucos para ahorrar dinero con tu alimentación:

1. Otro concepto para la cena

Si al escuchar la palabra cena, esto te hace imaginar una gran comida casera con un corte de carne extravagante, vegetales y postre entonces estás equivocado, porque la cena no tiene por qué ser una gran fiesta.

Nuestros hijos y cónyuge sobrevivirán con una cena sencilla varias veces a la semana. ¡No tengas miedo de servir comidas sencillas o preparar el desayuno para la cena para estirar tus compras! Lo creas o no, los niños piensan que es divertido comer baleadas, tortillas con quesillo, panqueques en la cena de vez en cuando. Los huevos son económicos y puedes prepararlos en diferentes platos como fritas y quiches si te apetece. O hazlo simple con unos sándwiches de ensalada de huevo.

Entonces, al repensar la comida más incomprendida del día, la cena, puedes reducir tu culpa y tu presupuesto de comestibles. Además, recuperarás mucho tiempo si no preparas una comida de tres platos todas las noches.

2. Asalta tu despensa

Desafíate a mirar en tu despensa (o refrigerador) y ver qué tipo de comidas puedes preparar con los ingredientes que ya tienes. ¿Quién dice que tienes que abastecerte de más comestibles cuando hay muslos de pollo perfectamente buenos metidos en la parte trasera de tu congelador y un par de latas sin abrir de frijoles negros y salsa en tus estantes? Es posible que aún debas comprar algunos artículos, pero ahorrarás mucho si usas los alimentos que ya tienes.

3. Piensa antes de comprar al por mayor

Comprar al por mayor es asombroso. . . cuando realmente te ahorra dinero. No asumas que las grandes compras al por mayor en las tiendas de descuento son automáticamente la opción más barata. Cuando estés comprando comestibles con un presupuesto limitado, asegúrate de detenerte y comparar el precio por unidad o por onza del artículo que estás comprando.

Por muy tentador que sea abastecerse, no compres más de lo que realmente necesitas, especialmente cuando se trata de artículos perecederos. Comprar cereales a granel puede ser una gran inversión para una familia de cuatro, pero probablemente deberías omitir ese yogur griego de 40 unidades si son solo usted y su cónyuge. Esto puede afectar enormemente tu flujo de dinero en el mes.

4. Empieza a congelar y almacenar comidas ahora.

¿Necesitas averiguar cómo ahorrar dinero en comida rápida? Saluda a las comidas congeladas. Hay un montón de recetas de comidas congeladas en línea. ¡Búscalas! Puedes reservar un sábado para preparar un montón de comidas congeladas y luego cosechar los beneficios más adelante. No solo ahorrarás dinero, sino que también ahorrarás tiempo. Y no tendrás que comer la misma comida todos los días por temor a que los ingredientes se echen a perder. ¡No se puede superar eso! Nosotros en casa amamos hacer nuestros propios chicken Nuggets y tacos de pollo y dejarlos congelados listos para cuando los necesitamos.

5. Paga en efectivo

¡El efectivo es el rey! La mejor manera de asegurarte que terminarás con una factura más baja es ceñirte a tu presupuesto de comestibles y pagar en efectivo. Cuando vas a la tienda con efectivo en la mano, sabes exactamente cuánto puedes gastar, porque una vez que se acaba el efectivo, ¡eso es todo!

Además, te ayudará a priorizar las necesidades de carne y verduras en lugar de las compras impulsivas de helados y galletas. ¡Esos pequeños extras están bien si los planificas!

Si descubres que estás comiendo como la realeza a principios de mes y luego te las arreglas al final, saca dinero en efectivo para la compra todas las semanas en lugar de una vez al mes. De esa manera, tendrás una mejor idea de cuánto puedes gastar realmente en cada viaje de compras.

6. Haz un plan y apégate a la lista

Quizás el domingo sólo quieras tirarte en la cama y no hacer nada en todo el día. Pero te propongo tomarte una hora para organizar la comida de la semana completa. ¡Te ahorrarás mucho tiempo, esfuerzo y dinero! Si te preguntas cómo ahorrar dinero en comestibles, esta es una de las formas más fáciles. Haz un plan de comidas (menú semanal) y una lista de compras antes de salir de casa. Cuando llegues a la tienda, apégate a la lista. No des lugar a sorpresas que rompan tu presupuesto. Si vas de compras en familia, deja que tus hijos te ayuden a planificar las comidas y encontrar los artículos (¡es como una búsqueda del tesoro en una tienda de comestibles!). Es mucho más fácil mantenerte dentro del presupuesto cuando estás comprando con un plan y trabajando en equipo. . . y cuando te sientas cómodo diciendo no a los dulces.

7. Compra en línea

Comprar en línea también es una manera fácil de comparar precios de marcas, ver lo que está en oferta y ver el recuento total en tiempo real sin la calculadora. También te ayudará a evitar las tentaciones y comprar cosas que no necesitas.

Ahorrarás mucho tiempo evitando la tienda por completo. Este es un gran truco de presupuesto si no te importa dejar que otra persona haga las compras por ti. La mayoría de las tiendas de comestibles ofrecen sus propios servicios de recogida de forma gratuita, pero otras pueden cobrar una pequeña tarifa. Solo asegúrate de incluir cualquier gasto adicional en tu presupuesto.

8. Ignora los elementos a la altura de los ojos

¿Alguna vez has notado que los artículos más caros en los estantes del supermercado tienden a estar a la altura de tus ojos? Eso no es una coincidencia. Las tiendas de comestibles son inteligentes. ¡Quieren que alcances los artículos de derroche!

En lugar de caer en esos trucos de marketing, mira hacia arriba y hacia abajo mientras compras. Las marcas más asequibles tienden a estar más altas o más bajas en los estantes. Piensa en ello como una búsqueda del tesoro al mejor precio.

9. Prueba diferentes tiendas de comestibles

¿Por qué elegiste esta tienda de comestibles para comprar? ¿Es la más amigable? ¿Es la más cercana a casa o la más conveniente para tu viaje diario? Si somos honestos, la mayoría de nosotros probablemente compramos dónde lo hacemos por puro hábito.

Sabemos que es difícil, pero puede que sea el momento de romper con tu tienda de comestibles. No eres tú, son sus productos demasiado caros

.

Además, si deseas ahorrar dinero en alimentos, asegúrate de consultar los anuncios semanales en tu área para ver qué hay en oferta en las tiendas de la competencia. Puedes encontrar que comprar en la tienda de la calle cuesta dinero extra a largo plazo.

10. No compres cuando tengas hambre

La gente hace muchas tonterías cuando tiene hambre. Dicen cosas que no quieren decir y deambulan sin rumbo fijo por los pasillos de las tiendas de abarrotes como zombis.

Y aunque es posible que tu mejor amigo no te haga responsable de lo que dijiste cuando estabas "hambriento", tu factura de la compra no te dejará escapar tan fácilmente. Aléjate de los 48 gofres congelados y vuelve a poner ese pastel de piña al revés de la panadería.

Entra a la tienda con el estómago lleno y te sorprenderás lo mucho que baja tu factura de la compra.

11. Compra solo lo que necesitas.

Nos encantan las ofertas. Pero si te dejas engañar por comprar cosas que realmente no necesitas, ¿realmente obtuviste un trato? No compres algo solo porque está en oferta o porque tiene un cupón. Si no formaba parte de tu lista de compras planificada, de todos modos, gastas más dinero del que pretendías, con o sin trato.

12. Come vegetariano una vez a la semana (meatless Monday o lunes sin carne)

No tengas miedo de diversificarte y comer sin carne una o dos veces por semana. Nadie está diciendo que tienes que convertirte en vegetariano, pero comprar grandes cantidades de carne puede hacer que tu cuenta de comestibles se dispare (especialmente cuando la carne no está en oferta). Así que, en su lugar, busca algunas recetas sin carne para preparar el lunes sin carne, ¡o el día de la semana que elijas!

13. Come las sobras para la cena

Todos sabemos esto: salir a almorzar afectará seriamente tu presupuesto de alimentos. Si estás gastando solo 200 lempiras dos veces por semana, eso al mes se convertirá en 1,600 lempiras y los gastos hormiga afectarán tu presupuesto. Por lo tanto, piensa en comer las sobras de comida en la cena los días anteriores.

¡No desperdicies tu dinero!

14. Compra genéricos

Sabes que la pasta genérica es más barata, pero aún no estás convencido de que no arruine la receta de lasaña de tu abuela. ¿Son las marcas genéricas realmente tan buenas como las marcas conocidas?

Consumer Reports descubrió que la mayoría de las marcas de las tiendas están a la altura de las marcas en sabor y calidad, ¡y por lo general también tienen un precio entre un 20 y un 25% más bajo!

Al comprar productos básicos como sal, azúcar y bicarbonato de sodio, muchos chefs también compran genéricos. ¡Y ellos son los expertos en comida! Por lo tanto, escucha a los profesionales cuando se trata de cómo ahorrar dinero en comestibles. Con esa cantidad de dinero en juego, vale la pena ser desleal a la marca.

15. Compra en el mercado de agricultores al final del día (el mayoreo en Honduras).

Es fascinante caminar y recorrer la feria del agricultor todos los viernes y sábados. Siempre encontraras todo más fresco y barato.

Sí aún no haces tú presupuesto, te recomiendo a que lo puedas empezar y le puedas decir a tu dinero a donde debe ir. Si no sabes hacer un presupuesto te invito a que puedas sacar mi curso de “Cómo armar tu presupuesto y control de gastos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *