Los errores financieros más grandes que cometemos

Bases del concurso – Itze
septiembre 1, 2020
¿Cómo eliminar los malos hábitos financieros?
septiembre 22, 2020

Los errores financieros más grandes que cometemos

• Manejar dinero no es fácil, a veces sientes que se te escapa como agua entre los dedos.

• Analízalo y te darás cuenta que todo el manejo depende de tus decisiones, las cuales debes aprender a controlar.

Tegucigalpa, Honduras

Yo, como siempre, les recomiendo que cada vez que vas a comprar algo te preguntes ¿Qué pasa si no lo hago? Entonces sino pasa nada, pues no es algo necesario o urgente en lo que deberías gastar tu dinero.

Más de alguna vez te habrás preguntado ¿en qué me lo gasté? ¿Y cómo es posible que no me quede casi nada? Esto pasa incluso a solo días de haber recibido tu sueldo o los ingresos de tu negocio.

He identificado estos errores que son muy comunes y son más graves de lo que pensamos para nuestras finanzas y la vida en general, ya que te impiden cumplir las metas y sueños que todos tenemos.

Para hacer realidad tus sueños, fíjate poco a poco tus metas, ponles fecha, prográmate.

Primero identifica estos errores para no seguirlos cometiendo y empezarás a ver los cambios en tu vida financiera personal, familiar o de pareja.

1. El gasto excesivo.

Las grandes fortunas a menudo se pierden de peso en peso, como decimos los hondureños. Y es que cada lempira cuenta porque es un pago que has obtenido por tu esfuerzo en el trabajo o en el negocio. Por ello el gasto excesivo puede convertirse en nuestro peor enemigo, pues nos puede quitar la paz y la tranquilidad al generar mucha presión sobre nuestras finanzas.

Recomiendo identificar los gastos innecesarios y los que hacen por impulso, al reducirlos podrás tener un respiro y una posibilidad de ahorrar.


2. Llevar una vida que no puedes pagar.

Es muy fácil verse tentado a llevar un estilo de vida que supera el presupuesto, lo que solo conducirá a un desastre financiero. Para evitar este error, inicia con hacer un pequeño análisis de tus finanzas: cuánto gano y cuánto puedo gastar y así ajustar el nivel de vida a la capacidad financiera. Muchas personas piensan en lo que deben comprar y ahorran lo que les sobra, cuando lo correcto es pensar primero en ahorrar y después en gastar lo restante. Esto te permitirá tener unas finanzas más sanas en el corto y mediano plazo.


3. Caer en pagos o deudas interminables.

A nadie le gusta estar endeudado y aquellos que lo están, quieren salir rápidamente de esa situación. Sin embargo, por desconocimiento o por apuros, muchos cometen errores que pueden resultar en un desastre para las finanzas. Por ejemplo, pagar el mínimo en la tarjeta de crédito, ir refinanciando el préstamo cada vez que el banco lo ofrece o adquirir una deuda que supera la capacidad. Esto hace que se paguen más intereses y el plazo sea más largo.


4. Vivir con dinero prestado.

“Hay algo de servil, de turbio, en el hogar que se mantiene de préstamos y deudas”, decía Henrik Ibsen. Como lo he explicado en otros artículos; no es malo endeudarse para cumplir metas, invertir y demás cosas que nos ayudan a vivir mejor, pero endeudarse siempre para vivir cada semana, cada mes no es algo normal. Si cada vez debes pedir prestado para sobrevivir al próximo pago algo estás haciendo mal y debes comenzar por identificarlo para luego remediarlo. Comienza con la reducción de gastos y apretándose el cinturón un tiempo para poder disfrutar después y evitar la angustia y los conflictos.

5. Ayudar a los demás antes que a ti.

Es muy normal en las personas dadivosas que, al ver a un familiar o amigo en una situación difícil, quiera prestarle dinero o solucionarle sus problemas, pero antes de hacerlo vale la pena pensar qué tanto afectaría a tus finanzas si esa persona no pudiera devolverte el dinero. No sacrifiques el pago de tus deudas o el ahorro para tus vacaciones del año. Seguramente hay otras formas de ayudar a alguien a salir adelante sin arriesgar su relación o tu economía. A veces existe el sentimiento de culpa frente a quienes no han logrado avanzar y te cargas con sus problemas, pero es hora de poner un alto y darte cuenta que te mereces todo por lo que te esfuerzas.


6. Endeudarse con la esperanza de ganar más en el futuro.

A veces, los desastres son solo la suma de pequeños problemas que se dejan sin solución. Si estás empezando tu carrera profesional, es muy probable que en unos años tengas un mejor puesto y un mayor sueldo, pero eso no justifica gastar de forma excesiva, endeudarse o empezar a ahorrar hasta 10 años más tarde. Aunque llegues a ganar más, seguramente también necesitarás gastar más y entonces no debes endeudarte o vivir una vida esperanzado a que tendrás más ingresos, que quizá nunca llegue. Con eso solo seguirás postergando tus planes de ahorro y metas, por lo que comienza ahora a tomar el control y en lugar de endeudarte mejor destina un porcentaje de tu sueldo a las metas que tienes y esfuérzate por cumplirlo mes tras mes.


7. No ahorrar ni invertir.

Sino inviertes ni ahorras, definitivamente no estás haciendo nada por tu futuro y por la vida que quieres lograr. Para evitar seguir cometiendo este error de hoy en adelante, lo primero que debes hacer es enfocarte en ahorrar (lo que puedas) y manejar las deudas, es decir que sean pagos que puedas cubrir. Si logras eso, puedes comenzar a pensar en cómo invertir el dinero.


8. No construir un fondo de emergencia:

El fondo de emergencia, referido popularmente como un colchón, no solamente es útil sino que es muy necesario. Por muy bien que se haya realizado un presupuesto, la sombra de los imprevistos acecha. Un electrodoméstico que se estropea, una avería importante en el coche o una, que no acontecen a diario pero que son frecuentes y nos pueden dejar endeudados.


9. No poner límite a los caprichos o aficiones:

Todo el mundo tiene alguna afición que ha ido cultivando a lo largo de los años, igual que caprichos o vicios que nos creamos, pero como con todo lo demás también hay que ponerles límites. Para no caer en el exceso de gasto en cumplir los caprichos y aficiones, se debe poner de antemano un presupuesto anual ajustado a las posibilidades económicas de cada uno. El mismo límite permitirá poder disfrutar mejor de esos pequeños caprichos cuando lleguen.


10. Mantenerse en la zona de confort:

En épocas difíciles es fácil caer en el error de refugiarse en la zona de confort, en los hábitos que nos hacen sentir cómodos. Pero cuando la economía no marcha bien debemos buscar el cambio para avanzar. Si seguimos haciendo siempre lo mismo, nos quedaremos estancados. El cambio siempre da miedo pero, fijando nuevas metas con optimismo, no es difícil cambiar nuestra situación económica.

Siempre piensa primero en tu bienestar financiero antes de tomar decisiones equivocadas que te llevan a estar sumergido en una crisis financiera constante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *