Los 10 errores más comunes en nuestras finanzas personales

Esto debes saber sobre refinanciamiento y readecuación de deudas
agosto 10, 2020
Dólares o lempiras ¿En qué moneda me conviene ahorrar?
agosto 24, 2020

Los 10 errores más comunes en nuestras finanzas personales

A diario cometemos errores en la administración de nuestro dinero y creo que más que por falta de educación o conocimientos los cometemos por falta de disciplina y límites.

Para lograr un bienestar financiero se requieren conocimientos, asesoramiento, pero sobre todo tener disposición, disciplina y límites. La mala administración de las finanzas solo deja personas endeudadas y sin metas a cumplir.

En mis asesorías he identificado estos 10 grandes errores comunes que cometemos con nuestras finanzas. ¡Identifícalos y no los cometas más!

1. No hacer un presupuesto:

La realización del presupuesto mensual es el primer paso que debería tomar cualquier persona o familia para r su realidad económica. Es un sencillo documento de los ingresos y los gastos del mes, sin embargo, es un error muy común que debemos remediar. Al tener un presupuesto podemos evitar sorpresas o gastos que no están previstos.

2. Gastar más de lo que ganas:

Si lo primero que piensas cuando te depositan es en qué gastar ese dinero, seguro estás gastando más de lo que debes. Para evitarlo, lo primero que debes mentalizarte es “no voy a gastar todo mi salario este mes, tengo que ahorrar”.

3. Comprar lo innecesario:

Las compras que no son necesarias pueden llevarse una buena parte de los ingresos y reducir la capacidad financiera sin que uno se dé cuenta. Caprichos en la compra del supermercado, estancias en hoteles de mayor rango que el necesario, la compra de ropa nueva cuando no hay necesidad real o un teléfono móvil último modelos.

Estas compras se pueden eliminar y de ahí en adelante ir tomando las riendas de las finanzas personales.

4. No ahorrar:

Muchas de las metas que nos planteamos en la vida las podemos conseguir gracias al ahorro, pero cometemos el error de no priorizarlo. Ahora más que nunca es momento de iniciar a hacerlo y al menos debería ahorrarse un 10% hasta un 20% del ingreso mensual.

5. No invertir:

Siempre que se pueda hay que intentar sacarle provecho o ganancias al ahorro. El dinero no debería estar quieto. No es tarea sencilla, pero en muchas ocasiones se presentan oportunidades para invertir en un emprendimiento, también ponerlo en depósitos a plazo fijo, invertir en bolsa o en bienes inmuebles, son solo algunas opciones para multiplicar tu dinero.

6. Mal manejo de la tarjeta de crédito:

La falta de planificación puede hacer que no se controlen los gastos y por tanto se tenga que recurrir a la tarjeta. Conviene ser conscientes del error cometido y ponerse al día, de lo contrario puede llegarse a un sobre endeudamiento. Esto impide volver a la normalidad a la economía familiar.

7. Tener una sola fuente de ingresos:

Dejar que todos los ingresos familiares dependan de una único origen hace que haya el presupuesto sea limitado y además puede ser riesgoso. Ya sea porque se pierda el trabajo o porque en cualquier momento no quede otra que tener que asumir más gastos por alguna razón. Puedes aprovechar tu profesión o habilidades para buscar otros ingresos. Actualmente con la tecnología puedes hacer muchos trabajos extras desde la casa, es de buscar e informarse para identificarlos.

8. No construir un fondo de emergencia:

El fondo de emergencia, referido popularmente como un colchón, no solamente es útil sino que es muy necesario. Por muy bien que se haya realizado un presupuesto, la sombra de los imprevistos acecha. Un electrodoméstico que se estropea, una avería importante en el coche o una, que no acontecen a diario pero que son frecuentes y nos pueden dejar endeudados.

9. No poner límite a los caprichos o aficiones:

Todo el mundo tiene alguna afición que ha ido cultivando a lo largo de los años, igual que caprichos o vicios que nos creamos, pero como con todo lo demás también hay que ponerles límites. Para no caer en el exceso de gasto en cumplir los caprichos y aficiones, se debe poner de antemano un presupuesto anual ajustado a las posibilidades económicas de cada uno. El mismo límite permitirá poder disfrutar mejor de esos pequeños caprichos cuando lleguen.

10. Mantenerse en la zona de confort:

En épocas difíciles es fácil caer en el error de refugiarse en la zona de confort, en los hábitos que nos hacen sentir cómodos. Pero cuando la economía no marcha bien debemos buscar el cambio para avanzar. Si seguimos haciendo siempre lo mismo, nos quedaremos estancados. El cambio siempre da miedo pero, fijando nuevas metas con optimismo, no es difícil cambiar nuestra situación económica.


Puedo agregar que otro error es no ponerse en manos de un experto financiero que sirve para notar muy pronto el beneficio para el bolsillo contar con sus servicios. Desde la ayuda con los impuestos hasta el consejo a la hora de invertir resulta necesario cuando sientes que tus finanzas no van bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *