CÓMO COMER SALUDABLE CON UN PRESUPUESTO LIMITADO

Prepara tus finanzas para sobrevivir diciembre
noviembre 17, 2020
¿Por qué tomamos malas decisiones financieras por mucho que sepamos de finanzas personales?
enero 20, 2021

CÓMO COMER SALUDABLE CON UN PRESUPUESTO LIMITADO

Comer sano y vivir con un presupuesto limitado no tienen por qué ser opuestos o enemigos. Puedes hacer ambas cosas. Te dejo estos 20 consejos para comer sano con un presupuesto limitado. ¡Listo, acción!

Si crees que poner en práctica estos consejos de inmediato te parece abrumador, comienza con los tres primeros y luego comienza implementar los siguientes a lo largo del mes.

Serán los cambios pequeños, que te van a generar grandes resultados.

1. Presupuesto para la alimentación.

¿Cuál es el primer paso esencial para una alimentación saludable con un presupuesto limitado? Tienes que hacer un presupuesto para los alimentos. Todos los meses.

A continuación, te indicamos cómo: vuelve a consultar tus últimos estados bancarios. ¿Qué gastaste en alimentos cada mes? Eso te dará un punto de partida para decidir cuánto gastarás este mes. Esto será más fácil cuanto mayor sea el presupuesto. Puede que te lleve unos tres meses hacerlo bien, ¡pero sigue haciéndolo!

No existe una regla establecida sobre cuánto debes gastar en esta línea presupuestaria. Pero si tienes curiosidad, la familia promedio gasta un 15% de sus ingresos en comida.

2. Planifica tus comidas.

Planificación es la clave: es saludable para tu cuerpo y tu presupuesto. Y los mejores planes de comidas ocurren en la cocina. Comienza con lo que ya tienes, busca recetas y ten a mano los anuncios de ventas de tus tiendas favoritas. Prepara tus comidas en torno a lo que ya tienes en tu despensa y congelador. Ahorrarás más y desperdiciarás menos.

3. Haz una lista de compras (y síguela).

Una vez que sepas que comidas has planificado para la semana y los ingredientes que ya tienes para hacer que esas recetas saludables sucedan, debes escribir una lista de compras con todo lo demás que necesitas.

Las mejores listas de compras están organizadas por pasillo, o al menos por sección de tienda. Esto te impide ir y venir mientras compras (porque es una forma garantizada de terminar con una carga de comida chatarra en tu carrito).

Entonces, es hora de ser firme. Contigo mismo. ¿Estás listo? Practica decir estas palabras en tu cabeza: no está en mi lista. Ahora, si te das cuenta de que olvidaste algo que necesitabas (¡porque todos lo hacemos!), está bien.

Pero ir de compras al supermercado no es una noche de improvisación en el club de la comedia, por lo tanto no es momento de salirse del guión.

Si te cuesta quedarte dentro de tu lista, prueba llevar el efectivo. Esto te va permitir gastar lo presupuestado y lo necesario.

4. Cocina en casa.

¿Tienes una semana ocupada por delante? Ahí es cuando tienes la tentación de comer comida rápida y grasosa de camino a casa. Acepta esto. Posee esto. Y vence esto. Cuando planifiques tus comidas, considera esas noches agitadas con anticipación y agrega cenas rápidas y saludables en tu lista de compras. Además, mantén algunos bocadillos saludables no perecederos en tu automóvil para mantener los bocadillos (y el presupuesto de comestibles) bajo control.

También es importante que hagas meal prep los fines de semana para ya dejar con anticipación todo listo.

5. Compara las tiendas de comestibles.

La lealtad es una cualidad muy importante en amigos y empleados, pero no permitas que tu lealtad, o tus hábitos, te hagan volver a una tienda de comestibles que no puedes pagar.

Busca en línea las promociones de la tienda. Pregúntales a tus amigos adónde van y por qué. No escuches a los que dicen que les gusta la selección de música por el altavoz; escucha a los que dicen que ahorraron cientos cuando cambiaron de tienda. Entonces, ¡pruébalo en la vida real! Ve cuánto puedes ahorrar yendo a un lugar nuevo.

6. Utiliza descuentos y aplicaciones.

Ya sea que los recortes o haga clic en ellos, ¡No olvides el poder de los descuentos! La mayoría de los supermercados tienen aplicaciones móviles llenas de cupones para ayudarte a obtener grandes ahorros. Descarga las aplicaciones y úsalas mientras haces tu lista de compras.

7. Deja de comprar alimentos procesados.

Oye, ¿sabes que no es saludable y aumenta tu presupuesto de alimentos? Alimentos procesados. Estamos hablando de cosas como nuggets de pollo y bolsitas de pizza, azúcares refinados, puré de papas en caja, cenas congeladas, comidas empaquetadas, galletas, papas fritas y otros bocadillos salados. No le están haciendo ningún favor a tu salud, y son una forma muy tentadora de gastar de más.

Esta es una buena regla general: Mantente en los bordes exteriores de la tienda cuando compres. Cuanto más se acerque a los pasillos del medio, más procesada será la comida.

8. Bebe más agua.

Es una locura lo fácil que es beber tus calorías (y agotar tu presupuesto) simplemente llenando tu cuerpo de refrescos. Incluso los jugos de frutas "saludables" pueden estar llenos de azúcar. (Esto en lo personal me cuesta mucho a mí.)

Para ahorrar dinero (y calorías), intenta cambiar al agua y al café negro como tu bebida preferida. Puede parecer una tortura al principio, pero te sorprenderá el impacto que puede tener en tu cuerpo y en tu presupuesto a largo plazo.

9. Compra al por mayor.

Comprar al por mayor no siempre es la mejor forma de ahorrar, pero a veces lo es. Antes de comprar algo a granel, hazte estas cuatro preguntas:

¿Puedo comerlo antes de que se eche a perder?

¿Es más barato el precio por onza?

¿Tengo espacio para esta cantidad mayor?

¿Lo usaré realmente?

Si puedes responder afirmativamente a todas estas preguntas, ¡adelante! Compra esas cosas al por mayor para que puedas ahorrar al por mayor.

10. Compra en línea.

¿Has pensado en comprar comestibles en línea? Puedes llenar tu carrito de compras virtual desde cualquier lugar. Luego, recoge tu pedido a tu tiempo o puedes pedir que te lo envíen. Ahora, puede haber costos adicionales dependiendo de dónde compres; algunas tiendas cobran por este servicio, mientras que otras no. Pero no dejes que la tarifa te desanime. Si te distraes en la tienda real y siempre compras cosas que no están en tu lista, esta opción puede obligarte a comprar con un plan. Probablemente ahorrarás más a largo plazo, con cargo o sin cargo.

Además, a medida que llenes tu carrito en línea, podrás controlar fácilmente tus gastos. Puedes eliminar algunos elementos o buscar opciones más económicas antes de pagar. De esa manera, no te sorprenderá el total al final.

11. Se prudente con los alimentos orgánicos.

Si deseas comprar productos orgánicos sin arruinar el presupuesto, concéntrate en los artículos de la docena sucia: fresas, espinacas, col rizada, nectarinas, manzanas, uvas, melocotones, cerezas, peras, tomates, apio y papas. Estos son los 12 tipos de productos que generalmente tienen la mayor cantidad de pesticidas, por lo que son los mejores para comprar orgánicos.

12. Compra marcas genéricas.

Sea genérico. No en tu personalidad, sino en tu elección de marca. Muchas veces, los artículos de marca y los artículos genéricos no son tan diferentes en lo que respecta a sus ingredientes o calidad reales. Sabemos que no siempre es cierto, y está bien ser exigente con tu cereal, chocolate o café favorito siempre que tengas un presupuesto para ello. Pero dale una oportunidad a las marcas genéricas. A veces, te atrae una determinada marca solo porque la empresa gastó más en diseño y marketing, no porque estén entregando un producto de mayor calidad.

13. No compres con hambre.

Sabemos que lo has oído antes, pero NUNCA compres con hambre. Esa es la forma más segura de abastecerse de comida chatarra, porque todo lo salado o dulce es una gran tentación con el estómago vacío. Come un refrigerio saludable antes de salir por la puerta o ve de compras inmediatamente después de una comida.

14. Compra productos de temporada.

El problema con los productos sanos es que se echan a perder. Eso no significa que no debas comprarlo, simplemente no lleves más de lo que comes. Una solución fácil es conseguir algunos productos que puedan madurar en tu mostrador en lugar de descomponerse allí. Eso significa que compres algunos plátanos amarillos por ahora y algunos verdes para más adelante.

Rota tus selecciones de productos en función de lo que esté en oferta y de la temporada. Y no menosprecies las frutas y verduras congeladas. Si no tienen azúcar ni sal añadida, ¡son igual de saludables!

15. Está listo para un refrigerio (saludable).

No olvides comprar más que comidas. También necesitas bocadillos saludables para todos en la casa. Mantenlos en el trabajo también, para que no corras hacia la máquina de bocadillos cada vez que tu estómago gruñe.

16. Compra menos carne.

La carne no es barata. Por lo tanto, prueba una noche sin carne (o dos) cada semana para ahorrar espacio en el presupuesto de alimentos. Esto abre la puerta a muchas otras opciones de proteínas, como frijoles, lentejas, huevos (¡muy baratos!) garbanzos, guisantes (sí, de verdad), quinoa, tempeh o nueces. Estamos hablando de desayuno para la cena con huevos revueltos y panqueques integrales, toneladas de opciones de ensaladas y sopas que llenan tu barriga sin vaciar tu cuenta bancaria. Entiendes la idea.

17. Reutiliza los ingredientes sobrantes.

Una vez que prepares una comida, no la olvides en el refrigerador hasta que se convierta en un experimento científico enmohecido. Eso desperdicia la comida y el dinero. Dale un buen uso a tus sobras. Toma ese pollo extra de la noche de ensalada de tacos y tíralo en algunas quesadillas de queso más adelante en la semana. ¿Y esa bolsa de albóndigas de pavo congeladas que sirvió con fideos marinara y calabacín? Tenías demasiadas albóndigas para una comida. Por lo tanto, sirve el resto con salsa BBQ baja en azúcar sobre arroz.

Cuando reutilizas ingredientes o eliges elementos que puedes usar más de una vez, esto evita que compres cosas nuevas para todas las comidas nuevas cada hora de comida.

18. Reutiliza las comidas sobrantes.

Cuando guardes las sobras de la cena, no tires toda la cazuela en el refrigerador. Divídela en porciones en algunos buenos recipientes reutilizables para que tengas el almuerzo durante uno o dos días. Esto no solo hará que tus mañanas sean más fáciles, sino que también te salvará de las tentaciones de manejar.

Si estás mirando una gran cantidad de sobras, ¡No olvides el congelador! Si algo se pudre antes de que puedas volver a comerlo, mételo en el congelador. Luego, cuando estés planificando tus comidas para otra semana más adelante, no te olvides de esas comidas congeladas.

De hecho, cuando estés escribiendo todos los ingredientes para el chile (¡porque la carne molida y los frijoles están en oferta esta semana!), continúa y duplica esa receta, congela la mitad y disfruta del resto un par de semanas después. Esto te ahorrará tiempo y dinero, dos de nuestras cosas favoritas para ahorrar.

19. Equilibra tus compras y dieta.

Puedes equilibrar tu salud y tu presupuesto sin importar la dieta con la que estés trabajando, ya sea Keto, Whole30, Paleo, vegana, sin gluten o vegetariana o si tienes que evitar las alergias alimentarias. Así es cómo.

Primero, busca tiendas que vendan los artículos especiales que necesitas por menos. (más sobre eso en un momento). Luego, deja de comprar los alimentos saludables empaquetados sólo porque tienen una etiqueta que dice que se relacionan con tu dieta. (Esa etiqueta de “comida cetogénica” te costará mucho más). En cambio, ¡aprende a hacerlas tú mismo! ¡te sorprenderás de cómo algunas de esas barras de frutas y nueces lujosas y caras no requieren mucho trabajo o ingredientes para crearlas en tu propio procesador de alimentos!

20. Compra entero y haz la preparación.

Compra tus frutas, verduras y carnes enteras y prepáralas tu mismo. Eso significa que estás descorazonando tus propias piñas y cortando en cubitos tus propias cebollas. Sí, se necesita tiempo para lavar, pelar y picar las zanahorias enteras, ¡Pero ahorrarás mucho dinero de esta manera! Adiós, zanahorias pequeñas. Hola, dinero extra. Sí, es un poco de trabajo adicional, pero es uno de los mayores trucos para comer de manera saludable sin salirse del presupuesto.

Bien, sabemos que podrías cuestionar algunos de estos elementos. Esta lista no encajaría en la idea de todos sobre "alimentos saludables". Pero si está buscando una lista de alimentos baratos que lo ayuden a comer de manera saludable con un presupuesto limitado, este es un buen lugar para comenzar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *